Acusativo en esperanto (III): libertad sintáctica

((Anteriormente vimos que hay verbos que no llevan ‒n en esperanto))

REPASANDO

Ya explicamos que la ‒n marca el complemento directo:

Mi prenas kafon (Yo tomo café)
Mi ludas tenison (Yo juego a tenis)
Mi batas vin ("Yo pego a ti" = Te pego)

 

 

LIBERTAD SINTÁCTICA

Imaginemos que tenemos de mascota a un gato, llamado Félix. Resulta que Félix, en una de sus incursiones por nuestra casa, ve que de algún lado ha salido un ratón (tenemos que limpiar más, eh). La suerte que tenemos o, mejor dicho, que tiene nuestro gatito bonito, es que ya tiene la cena lista: el ratón :O. Y es ley de vida que:

 La kato   manĝas    la muson
(El gato   se come   al ratón)

Pero nosotros, cuando está sucediendo esto, entramos en casa, y vemos la escena. Por supuesto, nos llama más la atención el ratón, así que decimos:

La muson manĝas la kato! (¡El gato se está comiendo al ratón!)

O podríamos horrorizarnos más con lo que está pasando, y decir:

Manĝas la muson la kato! (¡Se está comiendo el gato al ratón!)

O podríamos ordenar la oración de cualquier otra manera. Un ejemplo para que lo veas de manera más visual:

  Mi amas vin (te quiero)
= Amas mi vin
= Mi vin amas
= Amas vin mi
= Vin mi amas
= Vin amas mi

En castellano tenemos más libertad sintáctica que en otras lenguas, como el inglés. Pero el esperanto, y solo con la terminación ‒n, nos da una libertad impresionante para decir las cosas más como las pensamos y menos como nos obliga la gramática.

Cabe decir también que al principio el hecho de que una misma idea se pueda expresar de tantas maneras puede chocarte un poco, pero rápidamente te acostumbras. Y es importante que sepas que la estructura sintáctica que más se usa en esperanto es la misma que en castellano (Sujeto – Verbo – Complementos), y esta es también la que se usa en los cursos para hispanohablantes (para que se aprenda más rápido el sistema).

 

AY, MI BANANA

Compara estas dos oraciones:

viro-mangas-bananon banano-mangas-viron
Viro manĝas bananon
(un hombre se come un banana)


Viron manĝas banano
(un banana se come a un hombre)
[= Banano manĝas viron]
¡Es un plátano mutante!

 

En la siguiente lección veremos qué pasa cuando aparece un nombre propio como complemento directo.

Imprimir

Be First to Comment

Deja un comentario