Acusativo en esperanto (IX): nombre propio como complemento directo

((Anteriormente aprendimos sobre la libertad sintáctica del esperanto))

Quiero que reflexiones sobre esta oración:

Quiero a Félix

¿Cómo la traducirías al esperanto?

  • El problema no es la preposición A, porque con el acusativo se sobreentiende.
  • Sí, se trata del nombre propio Félix.

Bien, se diría así:

Mi amas Félix

Y no:

Mi amas Félixn
Mi amas Félixon
Mi amas Félix-n
Mi amas Félix-on

Se trata de un nombre propio, así que dejémoslo estar. Además, ¿te imaginas diciendo Félix-n cuando hablas? No lo hagas. Hay gente que lo hace, pero tú eres más listo, porque respetas los nombres de los demás y dices ‒ya sea escribiendo o hablando‒ más con menos. ¿Son unos buenos argumentos, no? En estos casos, sobre todo el orden habitual del esperanto hace que todo quede claro.

 

A continuación corregiremos algunas faltas habituales entre principiantes.

Imprimir

2 Comentarios

  1. Johano said:

    Dankon! Me acabas de resolver una duda que tenía sobre el acusativo. Sin embargo, si el nombre está en esperanto, ¿no se usaría el acusativo?

    ¿Sería: “Sxi amas Johanon” o “Sxi amas Johano”?

    Otro caso relacionado: ¿Se omitiría el acusativo también cuando hablamos de obras artísticas, aunque su título esté en esperanto?

    Por ejemplo:
    Mi legas “Gerda malaperis!”
    Mi spektas “Pasporto al la Tuto Mondo”.

    Supongo que sí, porque aplicar el acusativo, así, a bulto (¡en el caso de “Gerda malaperis! a un verbo conjugado!) me suena rarísimo.

    18 agosto 2017
    Reply
    • Enric Baltasar said:

      Hola, Johano.

      Aunque se trata solo de mi opinión, yo no usaría el acusativo con nombre de personas, y luego para otros nombres propios quizá puede depender un poco del caso.

      Coincido en tus conclusiones. Sobre nombres que acaben en vocal existe una tendencia a usar el acusativo por mayor facilidad, por eso es mucho más frecuente leer “Maria(-)n” que “Jack-n”. Personalmente me parece una complicación innecesaria y una desvinculación de lo natural entre cuando hablamos y escribimos (nunca he oído a nadie decir “Jack-n”, aunque sí a veces a mí “Enrikon”… lo cual no me agrada).

      26 agosto 2017
      Reply

Deja un comentario