Locuras de lirio

Deseo confesar el silencio, pero el silencio es inconfesable.
En ocasiones, mis cuentos perdidos tocan tocan tocan, galopando, la náufraga brisa roja del escenario.
Y me oigo mirar, en miradas ajenas, locuras de lirio en caricias daltónicas, decapitándose.
No hay ríos, ni estrellas, pero hay silencios rotos.
Mis pies empiezan: uno, dos. Mi boca sigue: sí, por qué.
Las páginas explotan, se explotan, inundándose: ronronea el recreo del reloj.
Se me rizan los rostros, se me borran las voces;
y, para cuando río, se me ha corrido el silencio.
lirio-agua

 

20/01/2015

Imprimir

Sé el primero en comentar

    Deja un comentario