Para el nombre de tu marca usa el esperanto

Seguramente habrás oído decir que «el nombre lo es todo». Claramente hay vida más allá, pero sí que es ‒muy, muy‒ importante, identificándote e influyendo en la percepción que creas en tu audiencia.

EL PROBLEMA: se pueden encontrar consejos, herramientas y empresas por Internet que ayudan con el nombre, pero el dolor de cabeza no se resuelve fácilmente: ¿Cuál elijo que, además de una serie de consideraciones, no esté ya registrado legalmente y me vaya bien para dominios web y redes sociales?

LA SOLUCIÓN: así como con las técnicas de creatividad, si queremos un resultado diferente, debemos pensar de manera diferente y considerar nuevas opciones.

marcas-alimentacion

Por ello, la solución que propongo en este artículo es la que han empleado ya muchas empresas de todo el mundo, grandes y pequeñas: ampliar las miras al uso de palabras en el idioma esperanto. Y ocurre que, además de buscar nombres disponibles, existe una serie de razones posibles para usar esta lengua como elemento diferenciador o identitario:

  • Diferenciarse de la competencia con un nombre único.
  • Destacar con la historia que hay detrás del nombre (las historias venden y hacen recordar). Porque, seamos claros, no es lo mismo decir que sacaste el nombre del esperanto que del búlgaro o de tu mismo idioma.
  • Sonar moderno o futurístico, o bien darle un toque exótico.
  • Crear una asociación a una serie de valores (internacionalidad, interculturalidad, etc.).
  • Crear conciencia sobre la alternativa práctica que ofrece el esperanto.

Aparte, si se trata de una empresa digital, un nombre en esperanto combinado con una estrategia para alcanzar a sus hablantes (al menos teniendo el sitio web traducido) puede ayudarte a conseguir clientes, especialmente relevante para empezar. Es el caso por ejemplo de la aplicación móvil Amikumu (estar con amigos) para encontrar gente cerca con la que practicar los idiomas que estés aprendiendo, y que ha conseguido sus primeros miles de usuarios apuntando a la comunidad esperantista.

 

Ejemplos de casos reales

logo-norda-stelo

La empresa canadiense Roche Ltd. Consulting Group, que se dedica a la consultoría en ingeniería y construcción, cambió su nombre por Norda Stelo Inc. (estrella del norte) en 2016, teniendo más de 1.800 empleados y operando en más de 50 países.

logo-pentriloPentrilo (pincel) es una empresa catalana de productos de pintura que exporta a 48 países.

 

botella-bebida-mirindaEl refresco con gas Mirinda (maravilloso/a), similar a la Fanta, es un producto de Pepsico, cuya marca compró en los años ochenta. En España (donde nació) ya no se comercializa, pero se vende en países de todos los continentes; yo mismo la he probado en la cadena de comida rápida KFC en Polonia el año pasado por el verano. A continuación os muestro una foto de su máquina autoservicio de refrescos:mirinda-autoservicio-kfc-polonia

 

Fenómeno más común

Pese a lo que quizá pueda parecer, y a pese a que el esperanto está poco explotado comercialmente, existen bastantes marcas con nombre en esperanto en los más diversos sectores y categorías de producto. Por ejemplo, se usa para el sistema de transporte público en bicicleta de Byalistok (Veturilo, medio de transporte), un grupo cubano de música (Kialo, razón o porqué), una PYME que crea videojuegos (Ludisto, jugador), un programa de ordenador para GNU/Linux de mecanografía (Klavaro, teclado) o para un portal de noticias sobre cooperación del Consejo de la Juventud de Barcelona (Juneco, juventud).

Aquí tienes algunas pequeñas recopilaciones que he encontrado:

La idea de agrupación por país me ha parecido muy interesante, y por ejemplo la belga es una primera versión, publicada este mismo mes.

 

Tipos

Existen tres tipos de marcas al respecto de la aplicación del idioma según la intencionalidad:

  • Marcas en esperanto: como es el caso de las anteriores.
  • Pseudomarcas en esperanto: aquellas que por casualidad coinciden pero no se le puso el nombre intencionadamente.
  • Marcas esperantistas: nombres de organizaciones que se ocupan del esperanto o que ofrecen algún servicio exclusivo para su comunidad, por ejemplo la Organización Mundial Juvenil del Esperanto (no importa el idioma) o Pasporta Servo (servicio de pasaporte, anterior a CouchSurfing y para esperantohablantes, con el fin de alojarte gratis en casa de otras personas en el mundo, conocer culturas desde dentro y practicar).

La mayoría de marcas son del segundo tipo, y la manera más habitual de comprobarlo es ir a la página Sobre nosotros del sitio web que corresponda. Ser más concreto acerca de quiénes eligen usar la lengua sería especular (como que la mayoría son esperantistas, lo cual considero falso) y crear visiones sesgadas (por ejemplo que quien registró Mirinda era esperantista).

 

Nombre para posicionamiento

Al igual que puedes encontrar Bar Pepe o Muebles Fernández, algunos hacen lo mismo usando un nombre en esperanto y otro en la lengua de su público (integrante o de referencia), como es el caso de la consultoría política Kialo Consulting de mi amigo Carlos.

logo-kialo-consulting

 

Consideraciones

A mencionar, la raíz de la mayoría de palabras están basadas en lenguas indoeuropeas, habladas por la mitad de la población mundial, por lo que en muchos casos las palabras se parecen a las de lenguas nacionales pero al mismo tiempo son particulares. Además, la estructura más habitual de las palabras es como en latín, siguiendo una estructura habitual de consonante-vocal, y la cantidad de sonidos está optimizada para la comunicación internacional, por lo que las palabras en esperanto normalmente son fáciles de pronunciar.

Un inconveniente lo encontramos, al menos en el caso del público hispanohablante, con la letra J, que se pronuncia como una Y, y la C como TS. Ahora, en el plano internacional a nivel general, está la cuestión de que algunas letras llevan un acento circunflejo (estas letras se pronuncian diferente), sin embargo estos se pueden sustituir por una H o X. Así, por ejemplo: dediĉo (dedicación) = dedicho, dedicxo. Y la Ŭ se puede cambiar por una U sin acento.

Fue un poco chocante para mí cuando hará unos tres años un amigo que estaba viviendo en Barcelona se encontró en un centro comercial la tienda de zapatos Ŝuo (zapato), con el acento intacto. No sé dónde tendré la fotografía que hizo, pero aquí tienes otra que he encontrado. ¡Estaría genial encontrar a su propietario!

sxuo-tienda-zapatos-barcelona

 

Notas finales

Por comentar un caso que se da con la internacionalización de marcas, una vez  en Holanda vi un anuncio de Dutch Rabobank, lo que me resultó divertido por el hecho de que rabo en esperanto significa robo: ¡el banco holandés que roba!

Para buscar palabras puedes consultar diccionarios digitales y hacer uso de listados de palabras en Internet. Una recomendación que te hago es que, para elegir el nombre, contactes con un esperantista (yo mismo puedo ayudarte) para que pueda orientarte o resolverte alguna duda.

Acabo con un bonus:

 

 

¿Y tú, conoces otras marcas en esperanto?

¡Envíale este artículo a un amigo si sabes que está buscando un nombre!

Imprimir

Sé el primero en comentar

    Deja un comentario