Enric Baltasar Artículos

El programa Kurso de Esperanto es el curso de iniciación al esperanto para autodidactas más popular y recomendado. E incluye algunos ejercicios de traducción de oraciones, pero hay un problema: mucha gente no sabe quién puede corregírselos, porque no se envían a ningún sitio. Yo mismo pasé de hacerlos cuando empezaba a aprender porque no sabía a quién enviárselos. Realmente, hay una manera de que te los corrijan, pero no sirve lo suficiente ni está bastante bien montada. Se trata de un problema que llevo viendo desde hace bastante tiempo, y varias personas han acabado recurriendo a mí. Esto está bien, pero el problema viene cuando uno tiene decenas de alumnos, así que he optado por no corregir más estos ejercicios y crear un artículo donde ponga las soluciones:

Una de las primeras cosas que uno aprende cuando estudia mercadotecnia es que existe un público objetivo. ¿Qué es eso? Es la gente que está dispuesta a adquirir lo que ofreces. Y refiriéndonos concretamente al esperanto, ¿no sería genial que la mayoría de gente lo hablara? Si estamos de acuerdo en esto, ya hemos establecido un objetivo -o deseo- común a largo plazo.

Ahora, viene la parte interesante: ¿cómo lograrlo? Adentrándonos -solo un poco- en esta incógnita, vamos a ir directos al grano con una frase que va a sonar tan evidente como ridícula: la manera de llegar al mayor número de gente es haciendo que nuestra idea sea atractiva para el mayor número de personas. ¿Pero… qué quiero decir con esto? Voy a explicarlo con un caso práctico:

He vuelto a casa después de ir a hacer un poco de ejercicio y, un rato después, he encendido el ordenador. Al abrir Facebook, me he encontrado con el siguiente mensaje: