Categoría: Reflexión

No falla, esta pregunta cae siempre, y la razón es que la gente quiere ver la idea que estamos vendiendo, el esperanto, como un tangible: saber cómo suena, cómo se…

¿Existe un esperanto estándar? ¿Cómo se puede evitar que se creen dialectos? ¿Hay una academia? A este tipo de preguntas se pretende dar respuesta con el siguiente texto crítico sobre…

Una de las primeras cosas que uno aprende cuando estudia mercadotecnia es que existe un público objetivo. ¿Qué es eso? Es la gente que está dispuesta a adquirir lo que ofreces. Y refiriéndonos concretamente al esperanto, ¿no sería genial que la mayoría de gente lo hablara? Si estamos de acuerdo en esto, ya hemos establecido un objetivo -o deseo- común a largo plazo.

Ahora, viene la parte interesante: ¿cómo lograrlo? Adentrándonos -solo un poco- en esta incógnita, vamos a ir directos al grano con una frase que va a sonar tan evidente como ridícula: la manera de llegar al mayor número de gente es haciendo que nuestra idea sea atractiva para el mayor número de personas. ¿Pero… qué quiero decir con esto? Voy a explicarlo con un caso práctico: