Afijos no oficiales en esperanto

Cuando aprendemos un nuevo idioma, no solo aprendemos nuevas maneras de decir lo mismo, sino a pensar de manera diferente. Y son justamente los afijos una de las bazas más importantes con las que contamos en esperanto para la creación de conceptos, por lo que no es de extrañar que a lo largo del tiempo hayan ido apareciendo en el uso, proponiéndose, nuevos afijos.

No siempre estos elementos se han llegado a aceptar plenamente a o masificar, pues se trata de una parte del esperanto con la que hay que ir con cuidado para no complicar el idioma. Por ello, cuando aquí hablamos de afijos no oficiales nos referimos a aquellos en disputa por su adopción en materia práctica, pero que ya se usan, sea más o menos.

 

Tipos de afijos no oficiales

Expongo una propuesta de clasificación a nivel teórico, aunque varias categorías en la práctica pueden mezclarse, como una de carácter científico bastante usada en una conversación no especializada.

  • Cuotidianos: los que sirven para formar palabras de cualquier ámbito.
    • Verdaderos: se reconocen como afijos funcionalmente independientes.
    • Pseudoafijos: por su similitud con otras lenguas se desprende un significado, pero solo algunos se utilizan a veces como afijos que usar de manera independiente a las palabras en las que se encuentran. Algunos ejemplos en esta categoría son otorotek, afro, retro y bio, y normalmente se pueden reemplazar por alternativas.
  • Científicos: hay muchísimos, y solo veremos algunos de ejemplo.

 

Conflicto con los afijos

Hay algunos en conflicto entre sí con otros, como -uj- e -i- por el nombre de los países. En otros casos se dice que raíces de palabras sirven para expresar lo que el nuevo afijo, o hay varias posibilidades, por ejemplo con -iv-: kreiva (creativo) como kreema, y produktiva (productivo) como produktkapabla.

 

Las más usados que deberías aprender

I. IĈ. IK. ESK. IV. OID. OLOG. OLOGI. ILION. ILIARD. OTEK.

-I-

Muchas raíces en esperanto tienen este sufijo. Principalmente se puede encontrar en palabras que se refieren a nombres de ciencias u ocupaciones, por ejemplo geografio, biologio, agronomio, entre otras. Normalmente cuando esta letra se retira de palabras referentes a ciencias u ocupaciones, apunta a la persona que se dedica a dicha ciencia u ocupación, por ejemplo geografo, biologo y agronomo. Aunque también se pueden construir usando el sufijo -ist-: geografiisto, biologiisto y agronomiisto.

Otro uso que tiene este sufijo es para nombrar territorios o países. Si este sufijo se agrega a raíces que señalan el nombre de algún grupo humano, generan el nombre de un país, por ejemplo para franco (francés), Francio sería Francia (país del grupo humano llamado franceses).

 

-IĈ-

Sufijo que expresa sexo masculino. Así palabras como boviĉo, katiĉo y kuracistiĉo son los masculinos de bovo, kato y kuracisto. Este sufijo se ha vuelto muy popular y bien aceptado entre la comunidad esperantista, sin embargo ha traído ciertas discusiones sobre su uso y el sentido neutro de las palabras. Los más abiertos proponen que todas las palabras sean tomadas en sentido neutro y por lo tanto puedan ser susceptibles de masculinizarse con -iĉ- y de feminizarse con -in-. Incluso palabras como patro y viro serían posibles de ser puestas con este prefijo, pero según algunos observadores del tema para esto se tendría que hacer una reforma en la lengua. Para algunos autores como Bertilo Wennergren este sufijo es pertinente siempre y cuando no tenga contacto con palabras que nacieron eminentemente como masculinas o femeninas. Así, palabras como patro, viro y samurajo no tiene sentido sobremasculinizarlas. Algo similar ocurre con palabras como damo, nimfo o putino que son inicialmente femeninas y no tiene sentido masculinizarlas o sobrefeminizarlas. Es importante añadir que con este sufijo la marca del género se vuelve menos relevante y por tanto se usa menos tanto -in- como -iĉ-, porque efectivamente no hace falta ir haciendo hincapié en el género en todo momento.

-IK-

Se emplea para referirse a una ciencia, ocupación, especialidad o disciplina. Algunos piensan que podría crear inconsistencia con palabras que anteriormente se establecieron con la terminación -ik-. Compárese lingv·ik·o con lingvistik·o, ambas significando lingüística.

Otra observación pertinente es mencionar que si ya existen palabras que terminen con -ologi- (que también hace referencia a la ciencia o especialidad sobre alguna materia), entonces sería ocioso -pero más lógico- recomponer estas palabras con el sufijo -ik-.

Finalmente si el usuario de la lengua no se siente muy cómodo o seguro usando este sufijo, es recomendable aplicar la norma básica de composición de palabras. Para este caso las palabras arto, fako, tekniko, metodo y scienco son viables, así ĝardeniko puede quedar sustituida con ĝardenfako o ĝardentekniko, entre otras.

-ESK-

Ya aparecía en palabras como groteska, fluoreski y lumineski. Su significado radica en expresar algo que es un tipo de, similar a sin ser realmente lo señalado. La palabra japaneska, por poner un ejemplo, vendría a significar algo que es similar a lo japonés o que tiene un estilo japonés, sin realmente ser japonés.

Sin embargo el sufijo oficial -ec- o las palabras simila y ŝajna, bien pueden hacer la función que propone -esk-. Japaneska entonces se puede decir japanecajapansimila o japanŝajna de igual manera.

-IV-

Sufijo que aparece en algunas palabras relacionadas a inclinaciones o capacidades. Por lo tanto su significado radica alrededor de ser capaz de hacer algo o que se puede hacer algo. Así, palabras como produktiva, sentiva y pagiva, significarían que es capaz de producir, sentir y pagar. Algunos recomiendan que se prefieran el sufijo -em-, o las raíces pov o kapabl en su lugar. Por ejemplo produktema, sentema y pagopova.

-OID-

Se traduce por pseudo-.

-OLOG-

Es muy común en varias palabras relacionadas con especialidades, generalmente ciencias o disciplinas. Así palabras como psikologo, antropologo, sociologo, entre otras, hacen referencia a las personas especialistas en esas ciencias o disciplinas. Su uso puede ser bastante válido por ejemplo en palabras como birdologo o kancerologo (en lugar de decir ornitologo y onkologo, las cuales son igualmente validas). Este sufijo se suele usar en lugar de -ist- solo si responde a una palabra de uso más internacional. Por lo tanto para referirnos a la persona especialista que estudia científicamente los fenómenos sociales, se suele oír la palabra sociologo en lugar de sociisto, ya que la primera es internacionalmente más reconocida. (Nota de Enric: esto, aunque cierto, me parece una estupidez que sea así, y muy eurocentrista).

-OLOGI-

Tiene una relación estrecha con el sufijo -olog-, pues -ologi- se refiere a la ciencia o especialidad en sí. De este modo la especialidad del psikologo sería la psikologio, y la del antropologo sería la antropologio.

Igual que en el caso anterior, podemos decir ornitologio o bien birdologio.

Este sufijo puede ser usado en combinación con -ist- para referirse al especialista de dicha disciplina o ciencia, por ejemplo a un oncólogo se le puede llamar onkologo o bien onkologiisto.

-ILION-

Se usa ampliamente en matemáticas para referirse a cantidades de millones. Así cada vez que se pone un número con este sufijo se interpreta como la cifra en cuestión multiplicada por seis, lo que expresaría la cantidad de ceros que tiene el número en cuestión. Por ejemplo triiliono se expresaría como 30.000.000.000.000.000 (un tres con dieciocho ceros).

-ILIARD-

Se usa en matemáticas y expresa miles de millones. Por ejemplo triiliardo expresaría 3.000.000.000.000 000.000.000.000.000 (un tres y veintisiete ceros). Para saber cuántos ceros lleva la cifra, se debe multiplicar el número que va junto al sufijo -iliard- por nueve.

-OTEK- (pseudoafijo)

Sufijo que quiere decir colección de, contenedor de colección de una cosa o lugares con colección de algún objeto. Este sufijo es apreciable en palabras como biblioteko, diskoteko, pinakoteko, apoteko, entre otras. Sin embargo estas palabras tienen un origen más histórico que de función reciente de la lengua. Por ejemplo bibloteko quiere decir lugar de colección de libros o lugar que contiene colecciones de libros, tiene una relación histórica con la palabra griega BIBLOS que significa libro, y no realmente con la palabra Biblia que es de uso más reciente. Por eso se recomienda observar con detenimiento las palabras con este sufijo, para no caer en errores de interpretación.
Recientemente el uso de este sufijo es cada vez más aceptado, al grado de permitir palabras como libroteko para referirse a una biblioteca, o filmoteko para señalar una filmoteca. Aun así su uso debe ser pensado debidamente para no crear confusiones. Las palabras kolekto, kolektejo y kolektujo son buena opción cuando el sufijo OTEK pueda producir alguna confusión. Así biblioteca puede decirse de varias maneras: biblioteko, libroteko, librokolekto, librokolektejo o librokolektujo (en el caso de librokolekto, se refiere a la colección de libros en sí, no a un lugar).

 

Más especializados y de menor uso

Como he dicho antes, hay muchas y por ello solo mencionaremos algunas:

-OL-

Se emplea principalmente en música para hacer palabras relacionadas a subdivisones de diversos ritmos, por eso se usa generalmente con números (duolo, triolo, kvarolo, etc). Así, por ejemplo duolo significaría dos tonos o golpes en el tiempo de tres espacios iguales.

-AC-

Se usa para designar familias de plantas en botánica, por ejemplo roz·ac·o·j significaría plantas que pertenecen a una familia de plantas similares a las rosas. Este sufijo sólo se usa para la nomenclatura internacional en botánica.

-IF-

Su significado es cambiar una sustancia o estado en otro completamente. Así palabras como varmifi significarían cambiar una forma de energía totalmente en calor. Hay que tener en cuenta que este sufijo puede confundirse con el de -ig-. Su diferencia radica en que -ig- transforma algo parcialmente mientras que -if- lo hace en su totalidad. Por ejemplo acidifi y acidigi, donde la primera sería convertir una substancia totalmente en un ácido, mientras que la segunda palabra significaría acidificar algo.

-IT-

Se usa especialmente en medicina y significa inflamación. Su modo de empleo es situarlo después del nombre del órgano en cuestión. De esta manera bronkito, apendicito y laringito se referirían al término médico para la inflamación de los bronquios, apéndice y laringe respectivamente. Para no abusar del uso de este sufijo en el uso común del lenguaje se recomienda usar la palabra inflamo para referirnos a inflamaciones de partes del cuerpo y reservar -it- para las inflamaciones de órganos o tejidos. Por ejemplo orela inflamo es mejor que usar orelito para referirnos a una inflamación de oreja, sin embargo meningito es razonable para referirnos a la inflamación de las meninges.

 

 

Este artículo no hubiera sido posible sin Sergio Bernal, quien se basó para la recopilación en la gramática PMEG. ¡Muchas gracias por ser el primer usuario en contribuir con un artículo!

Imprimir

6 Comments

  1. Sergio Bernal Villar said:

    Enric
    MUCHAS GRACIAS por permitirme realizar esta aportación.
    Quedó genial

    26 septiembre 2016
    Reply
  2. El lenguaje esperanto sigue siendo una forma integral de mirar el mundo así como de resistencia ante el individualismo predominante. Felicitaciones Sergio. Saludos también al administrador del sitio.

    10 noviembre 2016
    Reply

Deja un comentario