Qué debes saber para ir de oyente a la universidad

¿Estás pensando en ir de oyente a la universidad? ¿Quieres saber si se puede, y cómo hacerlo? Te cuento los secretos de esta peculiar actividad tras años asistiendo a clases sin estar matriculado en la educación pública en España.

Fuente: fuenlabradanoticias.com

 

Quiénes hacen esto

Existen diferentes razones que te pueden llevar a dar el paso y convertirte en oyente. He identificado tres perfiles generales con sus respectivas motivaciones:

A) Los enfocados: se trata de personas que en este momento están haciendo un grado o bien están seguros de que quieren realizar unos estudios determinados próximamente. Corresponden a estas personas los siguientes supuestos:

  • Ya han iniciado sus estudios, pero por circunstancias de la vida, subida de precios o pérdida de beca no pueden seguir pagando las matrículas. Muchos profesores permiten que asistan a clase, hagan los exámenes y les guardan la nota para cuando puedan realizar el pago.
  • Por nota no pueden entrar a la carrera que quieren,  pero quizá puedan cambiar convalidando en segundo curso, y mientras les gustaría aunque sea ir aprendiendo de las asignaturas que oficialmente no pueden coger.
  • Les ha tocado un profesor muy aburrido o tienen incompatibilidad de horarios, por lo que deciden asistir a las clases de otro docente.
  • Algunos se lo toman como un método para elegir universidad.

B) Los dubitantes: no tienen claro qué estudiar o qué optativas elegir, y toman un paso más allá de preguntar.

C) Los sedientos: este es el caso de quienes tienen un poco de tiempo libre y mucha curiosidad sobre temas concretos.

 

Por qué hacerlo

Si eres un enfocado o un dubitante, no creo que resulte necesario ahondar más en el por qué. Sin embargo, me gustaría hablar en favor de los sedientos de conocimiento, grupo al cual pertenezco. Personalmente, veo la universidad como una institución social a la que no tengo especial apego, pero pienso que en todo cesto se pueden encontrar pedacitos de valor.

A los 19 años empecé a ir de oyente a diferentes facultades, en distintas universidades e incluso ciudades. Era increíble poder elegir únicamente aquello que me interesaba y con una gran cantidad de oferta en ciencias políticas, traducción, sociología, antropología, etc. Algunas clases me producían tanto placer que se conviertieron rápidamente en mis momentos más esperados de la semana. Soy una persona muy intensa, y lo aplico a lo que hago, por lo que no iba a extrañarme que acabase haciendo asignaturas enteras, incluso la misma con diferentes profesores (el contenido era verdaderamente diferente, casi no había puntos en común). No me importaba la hora, ni los títulos, ni el idioma.

Cuando mencionaba en algún momento en mis círculos de amistades que era oyente universitario, con frecuencia llamaba la atención porque aquello era inusual y aparentemente inútil. Lo siento, hay algo más importante que la titulitis que nos dirige, y la educación formal me produce demasiado aburrimiento (no estar matriculado te da mucha flexibilidad y casi puede convertirse en educación no formal). Definitivamente me quedo con una cita sacada de un sindicato donde impartí clases:

Las cosas más inútiles a veces son las más útiles.

En general veía que había buena percepción, aunque algunos se crispaban porque iba sin pagar. A ellos les digo: creo en una educación libre, pública y universal. Por lo tanto, es para mí un deber moral seguir los principios en los que creo.

 

Pero… ¿Es legal?

Ya tenemos sobre la mesa la famosa pregunta. Para responderla, considero necesario aclarar dos conceptos, uno relacionado con la legalidad y otro con la viabilidad actual.

Empecemos por el plato fuerte: tengo entendido que se trata de una actividad alegal mientras no se explicite su prohibición o permiso. Así que no, no es ilegal ir de oyente a la universidad mientras no exista un reglamento interno que condene esta práctica. Y suena más correcto aun si quien lleva la asignatura te da su consentimiento. Por lo demás, no descarto que pueda estar explícitamente permitido en algunos lugares; de hecho, conozco un caso.

Ahora, para completar la imagen global de este asunto, voy a reconocer en mi argumentación la falacia del mosaico: lo que hacía solo puede funcionar si somos pocos quienes lo hacemos. Pero en cualquier caso, veo muy lejos de la realidad que se empiecen a llenar las aulas de gente no matriculada a causa de este artículo, principalmente porque no se puede pagar para obtener un diploma, así que también tiene sus desventajas considerables. Ir de oyente a la universidad en mi caso era como leer libros que tardaba cientos de horas en consumir.

 

Miedo a lo desconocido

Posiblemente al igual que tú, tampoco conocía a otros oyentes y busqué información por Internet para encontrar opiniones, sobre todo en relación a los miedos: cómo de fácil sería que me pillaran, qué pasaría si lo hicieran, qué debería decir si me preguntasen, entre otros. Bien, te puedo decir que lo que leí no me sirvió de mucho; prácticamente lo único útil que saqué de esas horas fue que había otra gente que lo había hecho.

Respira. Está todo en orden. No necesitas mentir dando un nombre falso, diciendo que estudias en esa universidad o montarte una película con otros detalles. Sé tú mismo, eso es suficiente.

 

Consejos prácticos

Respeto y puntualidad: ante todo, y con más razón si eres un invitado especial.

Presencia: dependiendo del tamaño del aula serás más visible o menos pero, aunque entiendo que puede ponerte nervioso ir a un espacio reducido, no te preocupes. No estás haciendo nada malo. Suele faltar siempre gente, y si hacen falta sillas puede haber pegadas a la pared o bien se puede ir a otra clase a coger una. Todo tan normal.

Registro de asistencia: con el plan Bolonia, en teoría se controla la asistencia con la firma de los estudiantes. En la práctica los profesores no lo hacen. Únicamente uno de mis profesores pasaba lista, y un día contando se dio cuenta de que había uno de más (¡Sorpresa!), así que fui adonde estaba él a decirle que iba de oyente; luego al acabar la clase le expliqué la situación y todo perfecto.

Prácticas: si hay clases prácticas en un aula de ordenadores, obviamente esos días no vayas.

Salir del armario: si un profesor descubre que no estás matriculado, es muy raro que te eche, ¿porque quién no quisiera gente que voluntariamente va a aprender de ti? Ya puedes ir durante un semestre o año entero sin mencionar tu estatus, que es muy poco probable que tengas que irte. Nunca me ha importado el tamaño del aula, el curso (he ido desde primero hasta quinto, con materias obligatorias y optativas) y con algunos profesores era de los alumnos que más participaba en clase.

Se me ocurre que te pueden descubrir si no tienes ni idea del contenido (¡Por eso es mejor ir desde los primeros días!), si no haces los ejercicios de grupo en clase en el supuesto de que se organicen, o si molestas. Actualmente pienso que lo mejor es preguntarle al profesor si puedes estar en sus clases cuando asistes más de una vez.

Recuerdo que, cuando se acercaba la temporada de exámenes, le pregunté a mi profesor de psicología de las organizaciones si podía hacer el examen como el resto de alumnos y que me lo corrigiera. Me respondió que para él yo ya estaba aprobado, que era el único oyente en su carrera que había ido a todas las clases (la gente va como máximo a una o dos), y se ofreció a corregírmelo.

Te cuento otra anécdota: una vez en Castellón un profesor de psicología del consumidor me preguntó si era del Ministerio de Educación haciendo una inspección. Obviamente no lo era, y en caso de serlo no se lo habría dicho, pero me dio mala espina, como si estuviese haciendo algo mal y quisiera ocultarlo.

Compañeros: a los de primer curso les impacta más lo de ir de oyente, a veces diciéndote que no te han encontrado en el listado de alumnos o que no te habían visto antes, pero yo no le daría la menor importancia. Además, si fuera tú aprovecharía para conocer gente, pedir que te agreguen al grupo de WhatsApp de clase y ser uno más. Te aseguro que no querrás que cancelen una clase o cambien el lugar y tú no te enteres, porque a mí me pasó en una ocasión y tuve que ir a una clase casi al azar del mismo grupo para que me metieran en su chat de WhatsApp y no me volviera a suceder.

También puedes complementar el acceso como participante libre, por ejemplo pidiendo a algún compañero que te pase las diapositivas del profesor u otros materiales colgados en el aula virtual. De hecho, ¿Y si te animas a hacer trabajos en grupo?

Edad: si tienes alrededor de veinte años vas a encajar mejor que si tienes cuarenta. De todos modos, es más común con la crisis económica ver a personas de mayor edad, por lo que no es tan grande la impresión como pueda parecer.

Horarios: son públicos, y buscando por el nombre de una facultad o universidad junto con la palabra horarios sueles encontrarlos. Si no, siempre puedes ir in situ a preguntar a los estudiantes, y a veces están puestos en la puerta misma de las aulas. De nuevo, los de primero son más recelosos, así que te recomiendo ir a por los más mayores para ahorrar tiempo. Por otra parte, no temas en preguntar dónde está un aula a otros estudiantes o en secretaría (ey, que la gente no muerde).

Servicios adicionales: puedes aprovechar la biblioteca para estudiar o leer un rato excepto en temporada de exámenes, ver si hay actividades interesantes en el tablón de anuncios, con la ayuda de un compañero hacer uso del servicio de préstamo de libros, o pedirle a alguien que conozcas sus datos para tener Wi-Fi en toda Europa. Por ejemplo, hace dos años estaba en una universidad de Eslovaquia y tenía acceso a Internet gracias a la clave de EDUROAM de una amiga.

 

Conclusiones

Sin importar si vives en Valencia, si quieres ir una universidad en Barcelona (UAB, UB…), en Madrid (complutense…), en Sevilla o en otra ciudad, estés estudiando o no, ir de oyente es enriquecedor, y es posible en los grados de la educación pública.

Puede que al principio te sientes a última fila y hables poco, pero con el tiempo irás cogiendo confianza y posiblemente avanzando en el orden de pupitres. Lo importante es no perder la oportunidad de aprender de alguna asignatura interesante solo porque una determinada carrera en sí te parezca poco atractiva. Aprovecha para preguntar a los que estén en la universidad a qué merece la pena asistir o qué profesores son muy buenos.

La parte mala: los diplomas. Si para ti son muy importantes, te invito a descubrir los llamados grados abiertos, que poco a poco van contando con mayor disponibilidad. Eso sí, necesitarás una muy buena nota, una cartera llena de billetes o ambos. Una alternativa es por ejemplo aprender alemán y estudiar en Alemania, donde su sistema educativo da bastante libertad para hacer un grado de dos titulaciones a tu elección.

 

¿Has conocido a otros oyentes o tienes alguna duda? Házmelo saber en los comentarios 🙂

4 TRUCOS PARA SACAR MEJORES NOTAS
¿Y si la ciencia pudiera ayudarte con los resultados? Te recomiendo leer 4 trucos para sacar mejor nota en un test basados en un análisis probabilístico.

13 Comentarios

  1. Helena said:

    Genial artículo. Venía pensando qué hacer con mi vida ociosa a los 30 y me ha parecido una idea genial y que no se me habría ocurrido nunca ^^

    5 febrero 2018
    Reply
    • Enric Baltasar said:

      Buenas, Helena.

      Me alegra que compartir mis experiencias te haya sido útil, y espero que te vaya muy bien como oyente :D. Si más adelante te apetece contarme qué tal te ha ido, ya sea en un comentario o por correo, o bien si tienes cualquier pregunta, que sepas que aquí estoy.

      Un abrazo.

      5 febrero 2018
      Reply
  2. Sergio N. said:

    Muy chulo Enric, ¡gran aportación!

    8 febrero 2018
    Reply
  3. Lila said:

    Me encantó el artículo, muy completo. Me ha dado expectativas muy positivas en cuanto a ir de oyente. Yo actualmente estoy estudiando Historia en la UCM, estoy en mi último año, y me he replanteado lo de hacer un máster para empezar la carrera de física, que sinceramente me parece de lo más apasionante. El general la gente a mi alrededor me tacha de loca e incapaz… Pero creo sinceramente que con mucho esfuerzo, codos y aplicación, podría empezarla. Como no poseo la nota de corte, ya que mi Pau está caducada y las específicas no son de ciencias, matricularme en la uni de nuevo está difícil, e ir de oyente me pareció una opción muy plausible. Me da un poco de miedo ir y no estar a la altura de las clases, pero imagino que en primero no seré la única, y al no estar matriculada, en el fondo tengo menos “peso” sobre mis hombros. Me gustaría que me regalarás un consejo en base a tu experiencia, ¿has asistido a alguna clase completamente nueva para ti?, ¿si se toma en serio, se puede obtener un progreso real? Muchas gracias.

    12 febrero 2018
    Reply
    • Enric Baltasar said:

      Gracias, Lila 😛

      Pienso que somos capaces de hacer lo que nos propongamos, y que el ingrediente más importante es el interés que tengamos. Yo he hecho algunos cambios de campo en el ámbito formal (informática, marketing y ahora psicología) y no me arrepiento de ello.

      Principalmente he asistido a clases de materias en las que tenía alguna base, directa o indirectamente, aprendiendo por mi cuenta, pero también me he encontrado con asignaturas que requerían unos conocimientos previos que me faltaban de manera significativa, también con trabajos con compañeros durante la clase. Aquí te puedes encontrar a compañeros más comprensivos y a otros que quizá pasen de ti, pero el éxito consiste en no dejar de intentarlo.

      Como has comentado tú misma, en primero no serás la única. La función de los profesores, en teoría, es adaptarse un poco a los alumnos, y he visto que por ejemplo en una clase donde se enseña biología la profesora iba menos rápido por los estudios previos de una parte de los alumnos. Además, los planes de estudio pueden tener bibliografía recomendada, puedes encontrar material por Internet en la biblioteca de la universidad, pedir al profesor algún libro, entre otros. Pero lo más importante cuando tienes poco nivel es ir desde principio de cuatrimestre.

      Como estás acabando historia, imagino que ya sabrás que hay profesores más buenos y otros más malos. Si no sabes muy bien de qué va una asignatura, léete el plan docente por Internet y/o pregunta a los de la facultad. Si te convence, vas y no te gusta, plantéate si realmente el contenido no te atrae, quieres probar con otro profesor o prefieres leerte algún libro antes.

      Prueba a ir una temporada y descubrirás qué paso tomar: si seguir siendo oyente, si te motivas a sacarte las PAU (ahora EBAU) o hacer algún curso extrauniversitario.

      Ah, y tengo algunos amigos que estudian física, por si te sirviera de algo.

      13 febrero 2018
      Reply
  4. Me encantó la nota, la compartiré con mis alumnos de grado y posgrado.
    En mi país, México, la educación pública es gratuita (en ocasiones se paga algo simbólico) y tener oyentes no es tan raro. Lo incómodo es cuando tienes alumnos oyentes de algunas generaciones retrasadas que molestan mucho increpando al docente y tratando de hacerse notar como expertos, pues “ya han cursado la materia antes”. Ahora, en mi universidad hay muchos estudiantes de intercambio que igualmente no pagan matrícula. Es enriquecedor tener oyentes o gente de intercambio.
    Los únicos oyentes que he tenido en las últimas temporadas, son alumnos que no alcanzaron a inscribirse y no quieren retrasarse, desgraciadamente no se les puede guardar la calificación y cuando logren inscribir la materia, tendrán que cursar de nuevo. En fin, cualquier interesado en intercambios y otros cursos de grado y posgrado con becas, no dejen de buscarnos en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, (www.buap.mx) una de las cinco mejores universidades públicas en México.

    14 febrero 2018
    Reply
  5. Javier said:

    Tengo 55 años y hace unos cuantos que asisto de oyente a algunas asignaturas impartidas en universidades públicas. He solicitado permiso por email al profesor y siempre he sido bien recibido. Unas recomendaciones básicas:

    * No molestes. Se puntual, etc.

    * Asiste a clases para las que tengas el nivel necesario para seguir las explicaciones. Hay gente que sin tener los mas mínimos conocimientos se empeña en asistir a cursos superiores, y aparte de perder el tiempo, se convierte en un verdadero incordio para los demás
    .
    * Ir a clase vale la pena solo si el profesor es muy bueno o excepcionalmente bueno… en caso contrario, es mejor estudiar la bibliografia recomendada y otros materiales de todas las universidades del mundo (Los OCW del MIT, las PSI Lectures del Perimeter Institute….son buenos ejemplos)

    * Si en promedio (requiere esfuerzo) no te diviertes….déjalo y a otra cosa!

    28 marzo 2018
    Reply
  6. Patricia said:

    Hola Enric para asistir de oyente hay que pedir permiso en secretaría? O directamente al profesor?

    6 abril 2018
    Reply
    • Enric Baltasar said:

      Hola, Patricia,

      En secretaría te pueden decir dónde se encuentra un aula pero, una vez en el lugar, es un asunto con cada profesor.

      7 abril 2018
      Reply
  7. Esperanza said:

    Hola, ahora estoy en la Universidad de Mayores, tengo 50 años, pero me interesa más ir de oyente a asignaturas de Antropología, Psicologia que me gusta mil veces mas.
    Entonces, voy directamente al profesor, ya sea por email o presencial y le pregunto, eso entiendo. Ya para el año que viene claro.
    Mil gracias.

    25 abril 2018
    Reply
    • Enric Baltasar said:

      Hola, Esperanza,

      Yo iría la primera clase y, si te gusta, le preguntas cuando termine si puedes venir a más.

      26 abril 2018
      Reply
  8. Josep Antoni said:

    He tenido el deseo de asistir a la universidad sin atreverme, dada mi edad me costará mucho más aprender. sin embargo soy abogado laboralista, y creo que seguir las clases de derecho desde su primer año, me permitiría mejorar mis conocimientos, tu artículo ha minimizado mis ¿miedos?. pero creo que daré ese paso. aunque no sé si dadas las circunstancias podría hacer otra cosa nueva. ¿Sabes como asesorarme para conocer que tipo de estudios van en consonancia con una persona que quiere volver a la universidad?

    9 mayo 2018
    Reply
    • Enric Baltasar said:

      Bona nit, Josep,

      Depende de donde vivas tendrás unas opciones u otras. Por ejemplo, un compañero del trabajo me ha hablado de la Universitat de la Experiència de la UB (http://www.ub.edu/experiencia/index_es.php). Otra idea es hacer un posgrado/máster cogiéndote una parte de las asignaturas para ir adaptándote al ritmo, o también están los cursos de verano de diferentes universidades. Además de todo esto, existen centros de asesoramiento para estudiantes.

      19 mayo 2018
      Reply

Deja un comentario